sábado, 16 de enero de 2016

la vida normal...

Así puede sin duda acaecer que el auténtico desterrado -muchísimo más que el viajero de paso, y desde luego que el turista, liberados de la necesidad de adherirse a la vida normal y diaria- descubra en las premisas rutinarias y no vistas de los demás, los cimientos más simples de una comunidad extraña, un mundo nuevo, sorprendente y quizás estimulante, en su contextura detallada o como conjunto global.




Claudio Guillén.

1 comentario:

Loli dijo...

Y un placer intercambiar contigo algunas impresiones acerca de aquella comunidad extraña.
Impresiones, sensaciones y bares ; )
Bicos,
Loli