lunes, 31 de agosto de 2015

mundo a su mundo

Acuden a la cita. Él respira algo nervioso. Ella lo espera. Se sabe segura de sí misma. Se saludan. Se inspeccionan. Algo desconcertados logran empezar la conversación. Ella resuelve sus preguntas. Él recorre sus respuestas. Se sonríen. Se curiosean. Se interrumpen, mientras van sintiendo la calma y el desahogo. Ella le cuenta, resuelta y seductora. Él le hace algunas fotos. Enamorado por su ritmo, el viajero va entregándose. La ciudad adopta al extranjero. Ella suma mundo a su mundo.

viernes, 21 de agosto de 2015

Murallas

Sin miramiento, sin quebranto, sin pudor
grandes y altas murallas fabricaron en torno mío.

Varado me encuentro y desespero ahora aquí.
No pienso en más: mi mente esta suerte la devora;

porque fuera muchas cosas tenía yo que hacer.
¡Ah! Cómo no atendí cuando fabricaron las murallas.

Pero nunca oí el estrépito de albañiles ni sonido.
Desapercibidamente me encerraron fuera del mundo.



Cavafis

domingo, 2 de agosto de 2015

parábola

Siempre el desierto ha necesitado un oasis para tener sentido. Solo así las dunas disponen de un alto en el camino, de una sombra o un abrevadero, quizás también algo de fruta. Sin embargo, un oasis sin desierto, ¿qué sentido tiene? Pierde su cualidad de aparición, su visión de espejo parpadeante que alienta la supervivencia queda sumergida en la normalidad del paisaje. Por eso, como reconoce quien está familiarizado con el desierto, nunca es el oasis el final del camino. Para quien atraviesa las dunas, saber entender la arena es su único objetivo.