sábado, 22 de noviembre de 2014

la medianía

La isla posibilita un vínculo especial entre la playa y la montaña, una transición de humedad y arena, de nube y oleaje. La medianía, como un pasadizo onírico que abraza por igual la luz y la temperatura, es el aturdimiento de una carretera que serpentea en la subida, el delirio de un mareo que conmociona la bajada. Íntimo espejismo de días húmedos y cálidas esperas, la medianía es el reflejo exacto de un diligente mar que acaricia los árboles, y una sinuosa montaña de luz alojada en el salitre.

domingo, 2 de noviembre de 2014

haiku I

admirable
aquel que ante el relámpago
no dice: la vida huye...







Matsuo Bashoo