miércoles, 6 de marzo de 2013

Poética de la geografía

En cada avión que tomo me digo que deberíamos enseñar geografía a los niños en las alturas, volando. Darles la oportunidad de ver la torre de su pueblo natal, mostrarles el dibujo de sus ciudades hasta asimilar de un vistazo su diseño trazado en medio del campo, y seguir el curso acostado de los ríos, el arroyo, la catarata; ver cómo se transforman en espejos luminosos los estanques, los lagos, el mar en donde se refleja el sol. Lecciones de geografía para amar el país natal. 



Michel Onfray