miércoles, 25 de julio de 2012

las otras guías de viajes

En otros tiempos, cuando el lector culto y curioso partía de viaje hacia países desconocidos y lejanos, metía en su maleta (los baúles de ciertos viajeros son de por sí materia de literatura) no guías turísticas (que no existían), sino libros de viajeros que antes de ellos habían visitado aquellos países. Esos libros no incluían indicaciones sobre dónde alojarse, no proporcionaban direcciones de embajadas ni de oficinas de American Express ni tampoco listas de vacunas indispensables. Enseñaban otras cosas: cómo se vivía, cómo se pensaba, cómo se hablaba, cómo se escribía y qué categorías mentales estaban vigentes en aquellos lugares ajenos.



Antonio Tabucchi

sábado, 14 de julio de 2012

en el River

repitió lo mismo durante la primera semana, luego la otra, y el siguiente mes hasta llegar al primer año. cada tarde se sentó en la barra de la ventana y sacó su cuaderno, luego pidió un capuccino y leyó y escribió durante una hora. solitario pero amable, se le reconocía en la distancia. su figura siempre rodeada de papeles. lo hizo algún año más, quizás otro. 
y se marchó. sin despedirse. dejó de venir, dejó de leer, dejó de escribir, 
dejó de ser un desconocido para convertirse en nadie.

martes, 3 de julio de 2012

aceptar lo que se ofrece

Tengo la impresión de no poder existir más que fuera de toda pertenencia. Esa no pertenencia es mi sustancia misma. Tal vez no pueda yo más que expresar esa contradicción dolorosa: aspiro como todos a un lugar, a una morada, y no puedo, al mismo tiempo, aceptar lo que se ofrece.


Edmond Jabés