jueves, 15 de marzo de 2012

¿ya vino?

Todos los insulares que retornan a la ínsula están en el mismo caso que Fabelo. Es preciso preguntarles a ellos mismos si vinieron. Es en balde que las listas de vapores consignen que Fabelo ha viajado, es inútil que un amigo de un periódico anuncie la llegada de Fabelo; cuando Fabelo tropieza con un paisano tendrá, indefectiblemente, que decirle que ha venido...



Alonso Quesada

domingo, 4 de marzo de 2012

la otra isla


creen, ilusos,
que voy pisando, distraído, el agua.
Manuel Padorno


acude a su paseo por la playa y se sienta en la misma mesa siempre repite el ritual en la terraza abre su cuaderno y se aleja unos metros hasta que haya una distancia prudente entre él y la orilla en el mar saca sus lápices y sus pinceles inundados dibuja una isla minúscula un trazo justo algún color contra los acantilados participa del mecanismo en su otra decoración mientras la brisa acaricia un ruido lento de luces planeando sabe que las nubes permanecen en la misma posición y llevan un aire fresco igual que el día anterior deja entonces sus lápices y sus pinceles y vuelve a pasear ahora sobre las olas y la espuma su alfombra invisible mientras su cuaderno abre cada página con la delicadeza que su voz recorre con el vértigo de quien se sienta en la terraza e imagina que la isla pinta por dentro una de sus manos