martes, 31 de enero de 2012

me moriré más lejos que ninguno

Yo vine al mundo
en la ciudad más prostituida,
más circular,
más envidiada,
todo se deteriora
al acercarse a ella,
todo trabaja en su favor
para dejarla inalcanzable.
A lo mejor se nace siempre así,
a lo mejor todos nacimos en Alejandría.
Jamás he de volver a verla
porque mi edad, mis versos
(¿no son lo mismo?)
se han hecho
de esta lejanía,
no de otra cosa.
Mi verdadero lujo
es este: haber nacido
donde no he de volver jamás,
casi no haber nacido.
Cuando me muera,
si he de morir,
me moriré más lejos que ninguno.



FABIO MORÁBITO

viernes, 20 de enero de 2012

las estaciones de tránsito

las estaciones discurren en Transilvania con una especial virulencia.

ahora el invierno instala envolturas blancas en las colinas que rodean la ciudad, se llenan de ese manto de nieve:
el infinito resistirá hasta mediados de marzo.

el verde primaveral espera debajo, agazapado...

cuando la temperatura supere los 40º el verano secará su hierba,
el único instante que añora el dolor helado de estos días de invierno.

el otoño, sin embargo, es la experiencia exacta, el color natural de la región,
en esa época las colinas vuelven al punto de inicio, todo regresa a su origen.
aquí el año no empieza en el invierno, sino en el inicio del otoño:
es siempre esa imagen apagada...

este es otro invierno intermedio... otra estación de tránsito... la última