miércoles, 24 de agosto de 2011

un juego de viajes

El juego consiste en ir a un aeropuerto de la península y adivinar cuál es el avión que va hacia las islas. Hay que recorrer las puertas de embarque y encontrar la fila de los insulares. Formamos un grupo heterogéneo, pero compacto, y siempre viajamos con los mismos pasajeros: el estudiante que vive en el continente y siente que es el más moderno de las islas, el pijo o la pija hablando por el móvil con su acento híbrido de ustedes sois, el empresario engominado embutido en su talla XXL con el estuche del móvil alongado por fuera del pantalón -se respira de lejos su litro y medio de perfume-, y el que por primera vez sale de su barrio y no para de alucinar con lo que le rodea. Una vez localizados, se mira hacia arriba, hacia el panel que anuncia el destino, y se comprueba si es realmente el avión que va a Gran Canaria o a Tenerife. Distinguir la isla es más complicado... Ése es el siguiente juego, hay que seguir practicando.

miércoles, 10 de agosto de 2011

Inscripción

Los caminos que no andamos,
los caminos que permanecen en nosotros
también nos llevan, innumerables, a alguna parte.



Lucian Blaga

lunes, 1 de agosto de 2011

la medida de todas las cosas

Cree el insular que el mundo está representado en cada lado de la isla, o por lo menos tiene su medida. Y repite que puede ir a la playa, al campo o pasear por el desierto... ¿Qué te parece? Todo en una isla…, dice con arrogancia. Está orgulloso y cree ser la envidia de toda Europa. Porque el insular cree en el paraíso, de hecho cree haber nacido en él. Para ello tiene una serie de adjetivos y de frases por si se enfrenta con cualquier comparación impertinente. El insular no acepta ningún chantaje: La isla es la medida de todas las cosas. El insular es la isla, el minicontinente, el microclima, ¿el minihorizonte?… Aglutina lo que considera indispensable para ser feliz: clima, paisaje y mar. Por eso responde diciendo pero mira dónde vivimos; a los que hablan de las miserias de sus políticos: pero mira dónde vivimos, a los que dicen que el paro es el mayor de todo el país: pero mira dónde vivimos; a los que criticamos las barbaridades que se han hecho en las zonas turísticas: pero mira dónde vivimos a los que hablan de lo limitado del territorio: ya, ya…, pero mira dónde vivimos.