viernes, 25 de marzo de 2011

un viaje por el idioma

el mundo de las palabras extranjeras es un infinito campo de curiosidades, sobre todo si esas palabras son de la familia de las lenguas románicas a la que pertenece el español; o son palabras que tuvieron un origen indígena en la conquista y colonización de américa y que hoy se han visto absorbidas por la lengua española.

dos términos me sorprendieron. reconozco que su desconcertante significado me vuelve a mostrar lo intenso que es el idioma cuando uno lo aprieta.

el primero es el verbo rumano equivalente a mimar, que la RAE explica como "hacer caricias o halagos; tratar con excesivo regalo, cariño y condescendencia a alguien, y en especial a los niños". el verbo rumano es a desmierda, un verbo que cuanto menos sorprende en su fonética, partiendo de una raíz latina merde (excremento). significa lo mismo que el verbo español "mimar". es realmente mimar con ternura. confieso que a cada rumano que le pregunto le viene a la cabeza un momento de la infancia, en donde era desmierda por sus padres...
el otro término descubierto, por pura casualidad, tiene que ver con los elementos de la lengua arahuaco de las poblaciones indígenas en la conquista del caribe. allí, antes de que se incorporara al español de otra forma (que es más sugerente dejar sin explicar), el término cacona significaba "recompensa o galardón", y posteriormente fue usado por los españoles que allí combatían con el significado de "botín de guerra". humberto lópez morales señala que luego ese término indígena quedó relegado por la palabra "botín".... y así la palabra cacona tuvo que viajar en el tiempo buscando cómo significar: recompensa, botín o algo parecido.

qué escatológico se pone el idioma cuando uno le presta atención...


sábado, 19 de marzo de 2011

la fuga

Y el paracaídas aguarda amarrado a la puerta
como el caballo de la fuga interminable




Vicente Huidobro

martes, 15 de marzo de 2011

una visión de los meses

el 8 de marzo fue el día de la mujer trabajadora, y en rumanía fue el día de la mujer floreada, la mujer regalada, la que en el trabajo, la escuela, la cafetería, o su casa, recibe flores de todos los colores... durante 24 horas cientos de ellas pasan de manos masculinas a manos femeninas, en un ritual que no siempre tiene que ver con el afán seductor que acostumbra un ramo. ellas volvieron sonrientes a sus casas con un puñado de rosas, o acompañadas de sus parejas con una muesca de la primavera abrazada. una tradición ancestral que se respeta en estos marzos invernales del centro de europa, que a decir verdad, no logran sacar el frío de sus cuerpos, pero les da un resquicio del calor que nos espera a la vuelta de las flores

miércoles, 9 de marzo de 2011

el barco...

Los insulares también anhelan fugarse. La ínsula es como un inmenso presidio. Hay un mar de tres días que es una reja de hierro. Cuando los insulares se acercan al muelle a contemplar el mar parecen hombres encadenados que esperan un barco. El indulto es un barco. ¡ Y ahora no hay barco que llegue!


Alonso Quesada