jueves, 25 de febrero de 2010

de una estación a otra

es cíclica, pese a que un canario no sea capaz de reconocerla; sucede cada año, entra tímida en los últimos minutos del invierno, como si hubiera demasiada profundidad en el frío o temiera ver sus brotes verdes envueltos en alguna helada. así circula, un día tras otro, esconde su luz, luego aparece, cae su lluvia, luego vuelve a dejar paso a la nieve.
en Rumanía el invierno no da lugar al mínimo error, no facilita las cosas, y es mejor ser prudente. el invierno sigue cubriendo de hielo la mayor parte de las casas, por mucho que todos estemos soñando con tomar el café en una terraza, por mucho que la temperatura siga avanzando, queda esa presencia de la estación que domina y que permanece.

aunque todo parece haberse vuelto a transformar, es mejor seguir a la espera.

martes, 16 de febrero de 2010

séptima forma de melancolía

Llegar a alguna parte no significa
abandonar otra parte.
Arraigar en un país no cura las heridas
del país que abandonamos.
Balbucear otras lenguas no
nos impide balbucear la nuestra.
La palabra que elegimos
no borra la palabra que ocultamos.


Eduardo Chirinos