viernes, 14 de noviembre de 2008

maneras de viajar

Existen muchas maneras de viajar. En su inmensa mayoría - las estadísticas arrojan cifras de vértigo: un noventa y cinco por ciento-, la gente viaja para descansar. Lo que desea es alojarse en hoteles de lujo en primera línea del mar y comer manjares suculentos. No importa dónde, en las Canarias o en las islas Fidji, tanto da. Los jóvenes tienen cierta inclinación por el viaje-deporte de aventura; se fijan como meta, por ejemplo, atravesar África de norte a sur o recorrer todo el curso del Danubio en una canoa. No les interesan las personas que encuentran por el camino; su objetivo consiste en demostrarse a sí mismos lo mucho que son capaces de hacer y lo bien que saben superar las dificultades. Hay viajes inherentes a determinadas profesiones y los que se hacen por la fuerza: aunque sui generis, los desplazamientos de los pilotos de aviación y los de los refugiados no dejan de ser viajes. Para mí los más preciados son los del reportero, etnográficos, antropológicos y cuya finalidad consiste en un mejor conocimiento del mundo, de la historia, de los cambios que se operan en la Tierra. Y luego, la labor de compartir el saber acumulado. Exigen esfuerzo y concentración, pero gracias a ellos el mundo y las leyes que lo rigen resultan más comprensibles.


Ryszar Kapuscinski

domingo, 9 de noviembre de 2008

voces y ciudades

Si por un momento un alienígena aterrizara en cualquier lugar del mundo con el acceso a un periódico y se detuviera unos minutos a leer una noticia de política nacional o internacional, éstos serían los epígrafes que encontraría: Pekín retrasa la construcción de la central nuclear de Xindiei. Madrid incrementa las previsiones de crecimiento de turistas para el año 2009. París no acepta las condiciones impuestas por Bruselas. Tanto Washington como Londres y Tel Aviv, han bloqueado las negociaciones de paz con Beirut. Aún existe una pequeña posibilidad de que Moscú se incorpore al tratado de libre comercio firmado ya por Yerevan y Baku en el Cáucaso. Bamako, Dakar y Nuackchot han configurado una línea de trabajo común que presentarán en la próxima cumbre de New York. Las Palmas de Gran Canaria aumenta el número de parados en el último trimestre del año...
Él, con la preparación de su viaje y los conocimientos de la vida humana en nuestro mundo, los estudios de anatomía y comportamiento en la tierra, se quedaría probablemente sorprendido y aturdido. ¿Dónde está la gente? ¿Las ciudades discuten entre ellas? ¿Los lugares se expresan?
Hoy en día, visto desde una perspectiva más directa las ciudades hablan, los países hablan, el planeta habla... ¿Pero quién habla por nosotros? Alguien deja su voto en una urna y le da su palabra, luego esa palabra se queda en un hemiciclo y se convierte en algo manoseado y elástico, desde ese hemiciclo alguien la envía hasta algún edificio lleno de oficinas y empleados. Usada y empolvada con olor a cerrado llega hasta algún lugar desconocido donde la empaquetan, la miden y la guardan hasta que desaparezca. Así es el trámite. Y después de tanto movimiento y tanto espacio recorrido aquella papeleta se muere y se extingue cada cuatro años. La ciudad ha conseguido nuevamente rehacer su voz, armarse de nuevo con una voz de quienes no son, y no quieren responder. Y el alienígena, interesado ya no quiere hablar con nadie, nadie le importa. Sólo busca desorientado la voz de las ciudades, el grito de las ciudades, el problema de las ciudades que solo ellas conocen.